Etapa 3: Valencia – Alicante

Valencia,   26-Diciembre-2012

Así comenzamos el viaje

Así comenzamos el viaje

Por fin consigo escaparme de nuevo por un par de días – literalmente -, para regresar a Valencia y continuar el viaje. Ya la moto lleva un par de meses en Dos Rodes y me está saliendo más caro que tener un hijo retrasado estudiando en Harvard, si no tanto por el precio de la estancia, sí por los trabajos que le he mandado hacer a la Motorka, principalmente cosméticos, como pintado y cambio de varias piezas oxidadas. De lo más importante también es la instalación y conexión de un nuevo soporte para GPS (el tercero) pues no me gusta desviar la vista del camino, y me he encontrado uno que es simplemente magnífico, hecho por Migsel, en Holanda (www.migsel.com).

Llegamos tarde...para variar.

Llegamos tarde…para variar.

El vuelo fue bueno y sin contratiempos, y hasta logré dormir por unas horas, lo que me vendrá muy bien pues el día será muy largo y lo más seguro es que llegue a Valencia exhausto. Como de costumbre llegamos tarde y eso no me ayuda porque me limita el tiempo para conectar y tomar el tren, y los trenes que van del aeropuerto a la estación de Atocha salen sólo cada media hora.

Logré coger el tren de cercanías a tiempo, y en sólo 25 min. estaré en Atocha listo para tomar el AVE a Valencia. El tren es muy moderno y limpio, y sin duda es la mejor opción. El servicio es muy eficiente e intuitivo, así que perderme es muy poco probable a menos que haya consumido una cantidad industrial de champaña en el avión.

IMG_1726

IMG_1728

Ya en Atocha sólo hay que caminar unos cuantos minutos a la zona del AVE, pasar por un control de seguridad que aparenta ser más bién simbólico, y el abordar este precioso tren no tiene mayor problema. En verdad que es una maravillla y lo prefiero mucho más que el avión.

IMG_1730    IMG_1733

IMG_1732El viaje dura poco más de hora y media y perfectamente a tiempo, lo que sí es que ya estoy harto de tomar café pero si no lo hago corro el riesgo de quedarme dormido como el caballo del lechero, parado y con los ojos abiertos. Esto no me sucedía cuando tenía veintiún años. Al llegar tomo un taxi directo a mi hotel, que esta vez es el kris Cónsul del Mar. Escogí este hotelito porque aparte de tener las “Tres B’s” (Bueno, Bonito y Barato) tiene también cosas esenciales como parking propio, WiFi y está a unas cuantas cuadras de Dos Rodes. Registrarme en el hotel tomó la buena parte de dos minutos, y después de dejar el casco y la bolsa de viaje (ya por fin no cargo con maletas) salgo casi corriendo pues ya no me aguanto las ganas de ver a mi moto.

Hotel Kris Consul del Mar

Hotel Kris Consul del Mar

IMG_1736

Ya el buen joven Diego me estaba esperando con la Motorka lista (seguramente ansioso de librarse de mí) y con el profesionalismo que lo caracteriza me entregó la moto y mi equipo en perfecto estado. Durante el tiempo que estuvo aquí la motorka se le hicieron varios trabajillos como pintar algunos componentes, cambiar otros ya oxidados, pero lo más importante fue el cambio del soporte del GPS por uno de Migsel que es inmejorable, y la instalación de dos espejos retrovisores adicionales que me hacen mucha falta. La conduje las cuatro cuadras al hotel sim contratiempos, y la guardé en el garaje. En ese momento me día cuenta que no había comido nada desde el avión, así que crucé la calle y entré a una cervecería con muy buena comida y de ambiente familiar, después de tan largo día me cayó como anillo al dedo.

IMG_1737

Después de dormir como quien no debe nada, como ya es costumbre me desperté a las 4am, y no me quedó otro remedio más que ponerme a disfrutar del arte de empacar, ya habiendo pasado por el ritual de recargar las baterías de los múltiples instrumentos esenciales, como la cámara, el intercomunicador del casco, el GPS, y hasta la GoPro que hasta ahora no he tenido oportunidad de usar por las prisas, pero que he venido cargando todo el tiempo.

El arte de empacar...

El arte de empacar…

Por fin es hora del desayuno y la necesidad de un café es extrema, y la buena noticia es que por primera vez he quedado de verme con un par de compañeros del foro de BMWmotos con lo que ya he tenido contacto, y me dá un gusto tremendo. Uno de ellos me llevará a hacer una de las rutas locales, y estoy muy emocionado por salir a quemar kilómetros e hincarle el diente a una buena comida. Ya la moto está cargada y lista para salir, pues anoche le puse combustible en una gasolinera que estaba a “cinco minutos” (volvemos a lo mismo de las instrucciones) pero a la cual me tardé veinticinco minutos en encontrar, y lo que sí encontré rápido fue el pánico que causan estas rotondas de Valencia. Es esta una ciudad bellísima, pero estas malditas rotondas si que no las voy a extrañar.

IMG_1739

IMG_1740

Por fin llegan los amigazos foreros, Angel (“Acabator”)  y Vicenç (“El Nen”), que hasta hoy tampoco se conocían en persona. Masacramos unos cuantos cortados e inmediatamente hay buena vibra, son un par de tíos geniales, y después de socializar un poco decidimos pegarle al camino. Eran las diez en punto.

Después de hacer una maniobra perfecta bajando la moto del caballete central, a lo que apenas le estoy perdiendo el miedo, saqué la moto del garage y la pues al otro lado de la calle junto a la moto de Angel. Me despedí de Vicenç que por el trabajo no nos podría acompañar, y me puse el casco. Me subí a la moto con todo el estilo que pude mientras Angel hacía lo mismo, y … nada. La moto no arranca. El problema OBVIO es la alarma, que por cierto no le he dedicado nada de tiempo en este blog, pero que desde que compré la moto ha sido el mayor DOLOR DE HUEVOS que el mundo motero se pueda imaginar, aparte de ser embestido por un camión. Claro que, ahora, es evidente que la puta pila ya no sirve, y qué mejor momento que éste escogió para acabarse. Me quiero morir de la vergüenza y al mismo tiempo me pregunto si está ya escrito en algún oráculo motero el destino que me sentencie a hacer ridídulos cada vez que salgo en la moto. Esto no puede seguir así, y queda en este mismo instante decidido que a la menor oportunidad tendré que ir o a confesarme a la iglesia mas cercana o al pueblo de Catemaco, en México, a hacerme una limpia contra la brujería.

¡Tenía que ser mexicano!

En efecto. No arranca.

Las siguientes dos horas y media no las voy a relatar porque haré hasta lo imposible por olvidarlas. El buen compañero Angel le hizo honor a su nombre y me llevó por todos los lugares, calles y comercios de Valencia en busca de la maldita pila. La Motorka se quedó en donde estaba y yo ya estaba empezando a querer secretamente que se la llevara la grúa de la policia o el camión de la basura, pues eso de tener toda una moto inmovilizada por la putería esa de la pila del control remoto pues sí que fue una ridiculez. Por supuesto que no tome NI UNA foto pues aparte eso me puso de un humor de los mil demonios, y ya se me notaba al entrar a la quinta tienda de Chinos en Valencia pues hasta los niños salieron corriendo. Por fin y ya casi al borde de la locura encontré la infame pila en un comercio de electrónica, y ahí vamos de regreso a la moto disfrutando del tráfico de mediodía. La motorka estaba tal cual la había dejado, y ya estaba un policía municipal ahí a punto de  multarme y llamar a la grúa pues estaba aparcada la moto en lugar prohibido. Lo más curioso es que había otras motos EN LA BANQUETA, pero – por alguna razón que desconozco – por eso no hay problema.

PC270813

Vicenç “El Nen” en acciòn

Por fin salimos, y nos fuímos directo hacia el Parque Nacional de L’Albufera, continuamos por la costa hasta Oliva donde nos paramos a tomar un bocadillo, y sí seguimos haciendo la ruta por la sierra que Angel había planeado pero sin tiempo para detenernos a comer en Cofrides, que era uno de los objetivos. Fue una ruta increíblemente hermosa con muchísimas curvas, poco tráfico y unos paisajes fenomenales incluyendo las mejores vistas de montaña-luna que he visto en mi vida. Como íbamos bien cortos de tiempo casi no hicimos parada en ningún lado así que de fotos no hay nada de nada. Se nos hizo de noche poco antes de llegar a Alcoi, y ahí era el punto para separarnos por ser la intersección con la autovía A-7 que nos llevaría a nuestros destinos, para Angel su casa y para mí…? Y ahí me dí cuenta que no tenía hotel reservado en ninguna parte. Había hecho yo planes tentativos de quedarme en un pueblo llamado Biar, bastante cerca de ahí, y no tuve problema en encontrarlo pero de lo que sí quedé muy convencido fue de la MIERDA de luces que trae mi moto. (Nota mental: Hay que cambiar los focos originales por algo que sí sirva, y voy a comprarme esas luces LED “Kristas” tan caras que ví por internet. Eso de ir en moto y no ver nada es bastante desagradable.

etapa3.1

Ruta del día 1

Encontrar Biar no fue problema. El problemilla que hubo fue que los números de teléfono de los hoteles eran probablemente de la época de Franco porque ninguno sirvió. Decidí pues ir a la plaza central del pueblo y ahí de inmediato estaba un hotel encantador, llamado “La Façana”. Como el parking más cercano estaba a unas cuantas cuadras decidí dejar la moto en la placita que estaba exactamente enfrente del hotel (y de mi habitación), pues la idea de dejarla desatendida y a merced de los cacos no me gustó nada, me vale madres que el último robo en ese pueblo haya sido durante la reconquista, a mí mis maletas nadie me las va a robar y tampoco quiero que la placa de Dubai termine adornando la habitación de algún mocoso puberto de por aquí.

IMG_1753PC280821 PC280832 PC270820

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El hotel está muy bonito y la habitación extremadamente cómoda, llegué bastante cansado después del día tan largo, pero un baño caliente hizo milagros y bajé al bar del hotel a castigarme el hígado con una buena cerveza helada y unos choricitos fenomenales. No importa que se queje la coronaria.

IMG_1749IMG_1748

 

 

 

 

 

 

 

 

Una de las cosas que mas me gustan de este viaje, es sentarme en el bar local al final de un largo día en la moto, pues es ahí donde me encuentro entre la gente del lugar, escucho los acentos, expresiones y realmente saboreo el país. Y por supuesto, una cerveza fría y platillos de la cocina local ponen el toque más especial.

Pasé una noche excelente hasta que a las cinco de la mañana y oscuro como boca de lobo escucho ruidos provenientes de exactamente el lugar donde estaba la moto, y excuso decirles que me levanté de la cama como si me hubiera explotado un cohete en el culo. ¿¿Qué está pasando?? Pues lo que sucede es que el depósito de la basura es de esos subterráneos y que tienen que levantar con grúa, y la moto está a tres centímetros de uno de esos. Le grito al operador para decirle que muevo la moto pero no me escucha por el ruidajal del camión. En fin, después de cinco minutos agonizantes, vuelven a poner el contenedor en su lugar y de van de ahí. Es imposible volverme a dormir, y me paso las siguientes dos horas dando vueltas en la cama esperando que camine el reloj.

La diferencia de horario causa que me despierte muy temprano pues mi propio horario sigue en Dubai, tres horas adelante, así que esperar la hora del desayuno se siente como una eternidad, así que no me quedó otra opciòn mas que salirme a las seis de la mañana a caminar por el pueblo,  por supuesto que no había ni un alma por las angostas calles, y cómo lo disfruté.

Castillo de Biar

Castillo de Biar

Vista desde el castillo

Vista desde el castillo

PC280826

Calles mágicas en Biar

Calles mágicas en Biar

Aún no me acostumbro a los horarios españoles – curiosamente son idénticos a los mexicanos – pero después de tanto tiempo alejado de la cultura, eso que el restaurante de un hotel no abra sino hasta casi las nueve de la mañana se me hace intolerable. En fin, el café y la tostada estuvieron sensacionales así que ya con estómago lleno y con un segundo café me dediqué a planear el día. Mi vuelo de Alicante a Madrid es hasta las cinco y media así que tenía yo tiempo de sobra, así que decidí darme un buen paseo por la Comunidad Valenciana y visitar un par de ciudades por ahí, combinando algo de historia, sierra y – si se puede – una buena comidita antes de llegar a Alicante.

Salgo del pueblo y decido tomar rumbo al norte,  la primera media hora es por el camino rural CV-804 hacia Banyeres, que es simplemente precioso, siendo rodeado por todos lados de plantaciones de Olivos…por todos lados. De ahí continpuo hacia Ontinyent, que no sé porque me llama la atención, será el nombre tan raro que tiene, pero al llegar ahí y darme cuenta que no tienen nada de interesante – por lo menos desde lejos – continúo hacia Xátiva, que es un lugar que quiero visitar por haber sido cuna de la famosa casa de los Borgia (Borja). Tomé la autovía A7 para no perder tiempo y llegué en un santiamén. Esta fue la primera instancia de las ahora ya famosas “subidas” a los castillos medievales, cosa que ya no hago en la moto, debido a que generalmente están en la parte alta de los pueblos, y las callecitas de acceso son generalmente muy angostas, empedradas, y un auténtico puto laberinto.

Después de girar en la calle equivocada y tener que retroceder en piso desnivelado con extremo cuidado, por fin llego al castillo pero no tengo intenciones de visitar el interior pues ya he visto muchos en mi vida y yo vine a motear, aspi que después de las fotos de rigor, emprendo la retirada. Basado en mis previas experiencias, le hago caso al GPS y termino cruzando la ciudad por las calles más llenas de tráfico. No se me ocurre nada mas irritante y molesto que el cochino tráfico en calles angostas, así que me voy de Xátiva lo mpas rápido posible, y tomo la N-340 hacia el sur. Decido hacer un poco de montaña, así que dejo la N-340 antes de Alcoi y subo por la CV-790/Benilloba, CV-70/Benasau, CV-785 y CV-770 hasta bajar a la costa al sur de Benidorm e interceptar la A-7 hacia Alicante. Estas dos últimas de lo más precioso que he visto hasta ahora, bastante angostas, con unas curvas peliagudas en lugares muy aislados sin nada de tráfico. Ya de nuevo en la A-7, en cuestión de minutos estoy en San Joan d’Alacant y con facilidad encuentro el nuevo “asilo” para la motorka, en Motocenter Levante.

Ontinyent. Nada excitante.

Ontinyent. Nada excitante.

Castillo de Xátiva

Castillo de Xátiva

PC280852

PC280856PC280859Entrego la moto a Antonio junto con todo el equipo y unos minutos después llega el taxi al aeropuerto. Vuelo sin contratiempos a Madrid y después tomo el vuelo de costumbre de regreso a Dubai. Ha sido un viaje extraordinario y con muchas lecciones, y vaya que disfruté la moto (sobretodo el numerito de la alarma). Ya he dado instrucciones para que la alarma la desconecten y la tiren a la basura pues esto del control remoto ya me ha causado muchos problemas.

El próximo proyecto será hacerme de unas buenas luces LED para no andar pariendo si me vuelve a anochecer en ruta.
PC280861

3 thoughts on “Etapa 3: Valencia – Alicante

  1. Oscar...Nick onil

    Jejejjej…Biar es el pueblo de al lado del mio(Castalla y Onil) ademas como yo me dedico a la venta ambulante es uno de mis “mercados”,que lastima no haber coincidido en dia de mercado y haberte visto en esas horas de madrugada.Un saludo.

    Reply
    1. camellero Post author

      Hola Oscar y gracias por tu mensaje, me hubiera encantado conocerte y hacerte mil preguntas de la zona. Ya será en otra ocasión, un saludo. K

      Reply
  2. fergost

    Yo también lo paso mal por baja visibilidad con mi k1. Que tal te fueron las luces esas nuevas ? Cuanto te costaron? Se instalan así sin más apaños a la moto?

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s